El Ayuntamiento de Villava está ultimando las obras del nuevo albergue de peregrinos municipal y la intención del Consistorio es que esté operativo la próxima primavera.

La nueva dotación ha supuesto una inversión de 600.000 euros. De este modo, se ha rehabilitado este antiguo edificio y está previsto que cuente con literas distribuidas en dos habitaciones, así como otras dos salas más pequeñas destinadas para monitores y acompañantes. Además, también se pondrán en marcha servicios como el de lavandería, así como un restaurante que estará situado en la planta baja del edificio.

Vota esta noticia