La Biblioteca del Centro de Estudios y Documentación del Camino de Santiago, situada en el Real Monasterio de San Zoilo de Carrión de los Condes, ha visto incrementados sus fondos merced a una curiosa donación que a modo de testamento ha recibido desde tierras alemanas.

Herbert Simon, entusiasta estudioso y animador del Camino de Santiago, falleció hace un año y quiso que los doscientos libros que componían su biblioteca particular pasasen a poder de la Biblioteca Jacobea de Carrión de los Condes, y de ello se han encargado su viuda, Liliana Simon, y su hija, Lioba Simon Schumacher, en un emotivo acto celebrado en el Monasterio de San Zoilo, al que acudieron, entre otros, el comisario de los Caminos a Santiago en Castilla y León, Manuel Fuentes.

Hubo palabras de agradecimiento del presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Palencia, Ángel Luis Barreda, y otras muy emotivas de Liliana Simon, que se refirió a su esposo como un generoso y hospitalario peregrino que desde hace más de 25 años recorría la ruta jacobea para hacer amigos, refiriéndose también a otros pioneros que en la década de los ochenta trabajaron a favor del Camino de Santiago en España, pero también en otros lugares de Europa.

Vota esta noticia