Entre julio y agosto, a los responsables del alojamiento municipal, que gestiona la Asociación Asturleonesa de Amigos del Camino de Santiago, no les ha quedado más remedio que decir que no a 309 personas, que han tenido que darse media vuelta y buscarse la vida en otra parte. No hay capacidad para que crezca el número de peregrinos. La media de peregrinos acogidos ha sido de 20,2 para un refugio… de 18 plazas.

A finales de julio, la madrileña Pilar Calle se convirtió en la peregrina número.1.200 que llegaba en 2008 al albergue de Oviedo. Hace cinco o seis años, esta cifra era impensable para todo el año. Para dar una idea, en 2003 se alojaron en el equipamiento de San Pedro Mestallón 700 personas. 2004 fue el año de la inflexión. Era Año Santo Compostelano y se quedó pequeño: se alcanzó la cifra récord de 1.190 pernoctas, su máxima ocupación anual desde que abrió en 1992. En 2005 volvió a superarse. A principios de septiembre se contabilizaban tantas como en todo el año anterior. 2007 se cerró con 2.109 peregrinos alojados. El número ha ido en ascenso, pero se han encontrado con un freno: el albergue ya no da más de sí. El número de pernoctas ha crecido a un ritmo del 10%.

Vota esta noticia