Tras 26 meses de trabajo, se han puesto en marcha los 1.280 kilómetros del Camino del Ebro, que acompaña al río desde el delta hasta su nacimiento. Su trayecto coincide en algunos tramos con el Camino Jacobeo del Ebro.

En el proyecto han colaborado siete federaciones de Montañismo para señalizar 42 etapas, algunas de ellas con varias variantes que suman hasta 59 itinerarios. El diseño de las etapas se ha realizado para que empiecen y terminen en núcleos de población con capacidad de ofrecer los servicios necesarios para el usuario del camino. El coste ha sido de nada menos que 2,33 millones de euros, invertidos en labores de desbrozamiento, señalización y paneles informativos.

Vota esta noticia