Entre halagos y críticas, el año nuevo ha traído el tan anunciado cobro a los peregrinos por la utilización de los albergues de la Xunta de Galicia. Aunque el número de peregrinos que llegan a Santiago es realmente escaso en este mes, se encontrarán que deben pagar 3 euros si desean dormir en los refugios de la Xunta de Galicia.

Este nuevo sistema busca reducir la saturación que se produce por el elevado número de personas que, al ver la gratuidad de estos servicios, se lanzan al Camino de Santiago. También prevé conseguir un pago mínimo de los gastos que se generan en los refugios.

Las normas de los albergues de la Xunta de Galicia no han variado. Seguirán con la limitación de un máximo de una noche en cada albergue a menos que haya una razón de fuerza mayor, y el sistema de reparto de plazas: el orden de llegada., dando preferencia a los peregrinos a pie o con limitaciones físicas, seguidos por los peregrinos a caballo, los que se desplazan en bicicleta y, por último, los que disponen de un vehículo de apoyo en su peregrinación. Los horarios de los albergues serán de una del mediodía a diez de la noche, y, eso sí, sólo se alojará a tantos peregrinos como plazas tenga el refugio, poniendo fin a la masificación que hasta ahora se producía en la temporada alta del Camino.

Vota esta noticia