La Asociación Jacobea de Albacete nos ha comunicado que acaba de reseñalizar el tramo de Camino de Santiago entre Chinchilla y Albacete. Esta parte del Camino, donde convergen las rutas vienen de Valencia, Alicante y Murcia, llevaba varios años sin actualizar la señalización, por lo que daba lugar a errores entre los peregrinos que se acercaban a Albacete, que en bastantes ocasiones quedaban atrapados en la trampa que supone la intersección de las vías férreas y la autovía.


La señalización se ha llevado a cabo aprovechando la calzada romana de Cartago Nova a Segóbriga y mediante las tradicionales flechas amarillas, pero añadiendo un detalle significativo: Se han pintado sobre fondo azul, para que sean visibles desde la distancia y se distingan del dorado de los campos albaceteños. La leyenda es la siguiente:


” ETAPA CHINCHILLA – ALBACETE


Tomando como punto de partida la Calle Arenal en dirección al centro, dejamos a la izquierda el cuartel de la Guardia Civil y, al llegar a un ensanche, tomamos a nuestra izquierda la Calle Nuestra Señora de las Nieves y continuamos de frente por la Calle San José. Siguiendo siempre al frente dejamos a nuestra izquierda la ermita de San Antón y llegamos a las afueras del pueblo. Continuamos por una carretera asfaltada en fuerte bajada, cruzamos el puente por encima de la autovía y seguimos recto, hacia el oeste.


Un kilómetro más adelante nos encontramos un cruce: la carretera dobla a la izquierda, nace un camino a la derecha y otro de frente, que es el que seguiremos nosotros. Cruzamos dos pasos elevados sobre la vía del tren y nos encontramos un yacimiento arqueológico de la calzada romana. Tomamos el camino que sube hacia la derecha y llegamos a otro cruce con un camino asfaltado que da servicio a la gravera que tenemos a la vista. Seguimos de frente, dejando a la derecha una torre de tendido eléctrico, por un camino en peor estado que los que acabamos de dejar. Este camino es la calzada romana, como podremos apreciar en los restos y excavaciones que irán apareciendo ante nuestros ojos.


Un par de kilómetros más adelante encontramos el camino cortado y enterrado bajo unos montones de tierra. Los rodeamos por la parte derecha y continuamos la calzada romana que ya no dejaremos hasta su desaparición bajo la autovía.


Veremos una bifurcación en forma de Y, tomaremos el ramal de la derecha siguiendo siempre recto hasta superar un ramal que se incorpora por la derecha y llegar a una curva a la izquierda de 90 grados que nos acerca a un caserío. Seguimos, dejando las casas a nuestra izquierda, cruzamos la autovía que tenemos a nuestra derecha por un paso elevado y a la bajada de este puente nos encontramos con el Parador Nacional de la Mancha. Tomamos la carretera que sale a nuestra izquierda, bordeando el parador y, a unos cien metros, tomamos el camino que sale a nuestra derecha, que ya no abandonaremos hasta llegar a las primeras construcciones de la ciudad de Albacete.


Pasaremos una serie de casitas de campo y llegaremos a una avenida amplia de reciente urbanización, que tomaremos hacia la izquierda, pasaremos una rotonda y seguiremos recto por la Calle de la Informática. En la siguiente rotonda doblaremos a nuestra derecha y, tras dejar atrás una tercera rotonda, tomaremos la Avenida de España, precioso bulevar donde se encuentra el Campus Universitario, el Hotel Universidad y el estadio Carlos Belmonte. Cruzaremos la Calle Hellín (antigua circunvalación) y seguiremos por la Avenida de España. Alcanzaremos otra rotonda y a continuación, a nuestra izquierda, veremos el Parque de Abelardo Sánchez, con árboles centenarios, donde se halla ubicado el Museo Arqueológico Provincial. Finalmente llegaremos a la Plaza de Gabriel Lodares.


Tomaremos en sentido oblicuo derecha la Calle Tesifonte Gallego, a la que sigue la Calle del Marqués de Molíns, ambas llenas de comercios y con hermosas edificaciones de primeros del siglo pasado, como la Cámara de Comercio y el Casino Primitivo, que nos introducirán en la Plaza del Altozano, centro comercial y administrativo de la ciudad. En esta plaza, donde destaca el edificio del Gran Hotel, podremos visitar el búnker construido durante la guerra civil y el Museo de Albacete, antiguo edificio del Ayuntamiento.


Cruzando la plaza en diagonal, hacia el norte, nos encontramos con la Calle Martínez Villena que nos llevará, unos cien metros después a la Plaza de la Catedral, donde, además de la Catedral de San Juan, podremos visitar el Museo de la Cuchillería y ver el colosal edificio del nuevo Ayuntamiento.”

Vota esta noticia